Saltar al contenido

Emigrar a Suiza

suiza
Emigrar a Suiza
Califica este post

Emigrar a Suiza

Suiza es un país que esta ubicado en Europa central, su población aproximada según cifras del año 2013 es de 8140000 habitantes. Según pib per, cápita suiza esta en la cuarta posición de los países mas ricos del mundo. Suiza es un país caracterizado por su posición neutral en cuanto a políticas de relaciones exteriores. Suiza no participa activamente en conflictos internacionales desde 1815. Es uno de los países Europeos con mayor diversidad cultural gracias a la gran cantidad de inmigrantes que este alberga , cuenta con cuatros idiomas oficiales, estos son: Italiano, alemán, francés y romanche.

Emigrar a suiza no es tan fácil como otros países, extranjeros y hasta los propios suizos piensan que las leyes de inmigración en este país son bastante confusas y muy complejas. Por estas razones es muy complicado dar información detallada acerca de cada norma ya que estas se rigen depende de cada circunstancia personal.

Sin embargo, vivir y trabajar en Suiza esta en las primeras opciones de muchos. Suiza es unos de los mejores países para emigrar gracias a su alta calidad de vida, su gran seguridad y su excelente educación. Pero no todo es perfecto, según encuestas internacionales su gente es poco cordial y es muy caro vivir en suiza. Lo mejor de suiza y por lo que la gente decide emigrar a este país es su calidad de vida pero esto se contrapone por su dificultad para hacer nuevas amistades y el alto costo de vida. La calidad de transporte en suiza es muy alta ya solo el tres porciento de los encuestado califico como negativo este servicio. En cuestiones de seguridad suiza esta en el sexto puesto en el ranking mundial y tiene el tercer lugar en calidad de educación.

Trabajar en Suiza es una de las mayores razones por las que personas buscan emigrar a este país, gracias a sus elevados salarios que están muy por encima de la media mundial, y sus impuestas también impulsan esta razón ya que son muy flexibles y se calculan de acuerdo a los ingresos de cada persona.

Los requisitos para trabajar en suiza son muy parecidos a los de cualquier país del mundo, necesitas un CV, copia de títulos o certificados de estudios, carta de trabajo y certificación de trabajos anteriores, cartas de recomendación y documentos de identidad.

Para obtener un trabajo en suiza se necesita tener un permiso de residencia y un permiso de trabajo, aunque existe un acuerdo en suiza que fue firmado entre diversos países en el cual los jóvenes luego de finalizar su formación profesional pueden acceder a una formación practica en dicho país, si eres un país ajeno a la UE las cosas son un poco mas complicadas ya que tiene que estar altamente calificado. Las leyes en suiza dictan que solo se puede contratar a un extranjero mientras no exista un profesional suizo para cubrir el cargo sin embargo, si es posible conseguir trabajo en suiza que no requieren títulos especiales como por ejemplo en una cafetería o en un restaurante como camareros.

Suiza bandera

En la Edad Media, el papa frecuentemente otorgaba una bandera cruzada especial a un rey u otro gobernante que emprendiera alguna campaña militar en nombre del cristianismo. Otros gobernantes escogieron el mismo símbolo de la cruz para declarar su fe y su creencia de que su empresa era santa. La conocida y llamativa bandera de Suiza se basa, en última instancia, en la bandera imperial de guerra del Sacro Imperio Romano, que llevaba una cruz blanca sobre rojo. Muchos soldados suizos sirvieron en el ejército imperial y en sus propios cantones. Schwyz, uno de los tres cantones confederados originales que formaban el núcleo de la Confederación Suiza moderna, colocó una estrecha cruz blanca en la esquina superior de su bandera roja en 1240. El uso más general de este símbolo por parte de los confederados suizos se remonta a 1339 y a la Batalla de Laupen.

Durante el siglo XIX, los cantones suizos se vincularon más estrechamente y, tras la adopción de la Constitución de 1848, se reconoció oficialmente al ejército una bandera roja cuadrada con una cruz blanca. Le siguió la bandera nacional en tierra, establecida legalmente el 12 de diciembre de 1889. Finalmente, la necesidad de identificar claramente las banderas suizas en el río Rin y en otros lugares durante la Segunda Guerra Mundial llevó a la adopción de la enseña civil suiza (bandera nacional en el mar) el 9 de abril de 1941. Se diferencia de la bandera de tierra sólo en sus proporciones rectangulares.

Suiza tiempo

El tiempo en los Alpes: todo es posible

En ningún lugar el clima es más cambiante que en las montañas. Los Alpes suizos son la frontera entre el clima más frío del norte de Europa y el clima más cálido del sur de Europa. Por lo tanto, a menudo forma la separación entre diferentes tipos de clima. Al mismo tiempo, en Suiza se pueden encontrar climas más frescos y cálidos.

A nivel regional también es un fenómeno conocido. Mientras el sol brilla en un valle puede estar lloviendo al otro lado de la montaña. El tiempo también puede despejarse muy rápido. Una mañana nublada y lluviosa no necesariamente tiene que ser una señal para un día completo de mal tiempo. Puede haber un cielo despejado en menos de una hora. También es al revés, y en un día hermoso puede nublarse y llover de repente. Esto es algo que hay que tener en cuenta.

Lluvia y nieve

También la cantidad de precipitación es muy variable. El valle del Ródano en el Valais es una de las zonas más secas del país, a veces localmente comparable a un clima estepario. En este valle seco y soleado crecen uvas, albaricoques y pomelos. La mayoría de los vinos suizos también provienen de esta región. El valle de Engadine, en el sureste, también es muy seco, pero está a gran altitud y por lo tanto bastante frío. Las regiones alpinas reciben la mayor cantidad de lluvia y nieve.

En general, hay más precipitaciones en los Alpes Occidentales, ya que las nubes llegan del Atlántico y pierden la mayor parte del agua antes de llegar a las partes sudorientales de Suiza (Tesino y la Engadina).

  • Los meses más secos: Enero y febrero;
  • Zonas más secas: el valle del Ródano y la Engadina;
  • Los meses más húmedos: De mayo a agosto;
  • Zonas más húmedas: todos los lugares en lo alto de las montañas.

Temperatura

Las temperaturas varían mucho según la estación del año, el lugar y la altura. Sin embargo, el clima de Suiza puede clasificarse como templado. Está fuertemente influenciada por el relativamente cercano Atlántico. Los vientos del Atlántico transportan aire marítimo húmedo y suave a Suiza. El resultado es un clima relativamente suave. Por término medio, las zonas al norte de los Alpes son más frías que las zonas al sur de los Alpes. Las laderas orientadas al sur reciben más sol y son más cálidas que las orientadas al norte. Los valles anchos y los lagos reciben más sol que los valles estrechos. La elevación es lo que más influye en la temperatura. Cada 100 m (328 pies) de altura de ganancia puede causar caídas de temperatura de 0,7-1,0 °C (1,8 F). En las cimas de las montañas puede hacer frío incluso en verano y es posible que encuentres gruesas capas de nieve. En las zonas bajas y soleadas como el Lago Lemán y el valle del Ródano en el Valais, hay un clima mediterráneo en verano. Las palmeras se encuentran en la región más soleada de Suiza: el Lago Maggiore en el Tesino.

  • Los meses más cálidos: Julio y Agosto;
  • Zonas más cálidas: El lago Lemán, el valle del Ródano hasta Brig y los valles del Tesino. Todas las zonas de baja altitud alrededor de lagos y ríos desde el oeste hasta el noreste (Ginebra – Zurich – St. Gallen) también son bastante cálidas;
  • Los meses más frescos: Enero y febrero;
  • Las zonas más frescas: todos los lugares en lo alto de las montañas y de la Engadina

Cómo prepararse

Lo mejor es que compruebes el pronóstico del tiempo la noche anterior a tu viaje. Vuelve a comprobarlo a la mañana siguiente. El pronóstico local, específicamente para la ciudad o región que desea visitar, puede proporcionar más detalles. Independientemente de las predicciones, el clima puede cambiar muy rápidamente y las diferencias dramáticas entre un valle y el siguiente no son una excepción. Por lo tanto, es mejor estar preparado para las variaciones climáticas.

En verano, se pueden esperar temperaturas de hasta 35 °C (95 F) en los valles más bajos. Pero también podría ser de 15 °C (59 F) en un día lluvioso, mientras que puede congelarse en la cima de una alta montaña. Usted puede tener una semana de lluvia, así como una semana de cielos despejados casi en cualquier época del año. En invierno en las montañas, espere temperaturas alrededor del punto de congelación, o muy por debajo.

Por supuesto que usted empacaría ropa más delgada en verano, pero el mejor consejo para cualquier estación es poder vestirse en múltiples capas. Esto le permite adaptarse rápidamente cuando el clima cambia a lo largo de los días o cuando visita zonas más altas. También quieres tener un impermeable, gafas de sol y bronceador. Una bufanda y guantes son convenientes en invierno o si usted planea visitar las cimas de las montañas. Los deportes de invierno y el senderismo requieren su propio equipo y preparativos específicos.

Si el clima es importante para sus vacaciones, puede seleccionar cuidadosamente los pueblos en los que planea quedarse. Si prefiere las ciudades cubiertas de nieve o los deportes de invierno, debe visitar Suiza en invierno (de mediados de diciembre a marzo) y elegir ciudades por encima de los 1.000 m. Puede tener un verano cálido y soleado en toda Suiza, pero para tener las mejores oportunidades, lo mejor es alojarse en regiones bajas como el Lago Lemán, el valle del Ródano hasta Brig (el Valais) y los lagos del Tesino.

Suiza moneda

  • Por favor, tenga en cuenta que Suiza permanece con el franco suizo, normalmente indicado como CHF. Si bien Suiza no forma parte de la Unión Europea y, por lo tanto, no está obligada a convertirse al euro, muchos precios se indican en euros para que los visitantes puedan comparar precios.
  • Los comerciantes pueden aceptar euros, pero no están obligados a hacerlo. El cambio devuelto al cliente será probablemente en francos suizos.

El franco suizo tiene las siguientes denominaciones:

Monedas
5, 10, 20, 50 Centavos y 1, 2, 5 Francos
Monedas disponibles

Billetes de banco
10, 20, 50, 100, 200, 1000 francos

Suiza idioma

La gente está naturalmente fascinada por Suiza – y esta admiración no es sólo un amor por el chocolate y el senderismo de montaña (de acuerdo, tal vez un poco). Mucha gente está fascinada porque es una tierra formada por múltiples grupos lingüísticos que ha evitado en gran medida el conflicto social que ha asolado otras sociedades multilingües a lo largo de la historia. De hecho, los suizos han convertido su identidad multilingüe en uno de sus mayores recursos naturales. ¿Cuáles son los idiomas que se hablan en Suiza?

¿Cuántos idiomas se hablan en Suiza?

Suiza reconoce cuatro idiomas como los llamados “idiomas nacionales”, y aunque se pueden encontrar hablantes de estos idiomas en todo el país, los cuatro idiomas se limitan en gran medida a regiones específicas.

Suizo alemán

El idioma más hablado en Suiza es el “alemán suizo”. Hablado por poco más del 60% de la población, sus hablantes se concentran en el norte, centro y este del país. El alemán suizo o Schwyzerdütsch, como lo llaman los locales, es una colección de dialectos alemanes que ya no se hablan en Alemania ni en Austria. Por lo tanto, si usted habla alemán estándar, le resultará difícil entender el alemán suizo.

Los alemanes suizos promueven vigorosamente la rica variedad de dialectos que se encuentran en su comunidad, lo que significa que ni siquiera es exacto decir que existe una versión unificada del alemán suizo. La variedad de suizo alemán que se oye en Zúrich es completamente diferente de la que se oye en Basilea, y mucho menos en las plazas de los mercados de los pueblos alpinos. En otros países, los dialectos son a menudo despreciados e incluso desalentados, pero en Suiza estos dialectos son apreciados y promovidos, y su uso se encuentra en todos los niveles de la sociedad. Así que si el alemán suizo es un idioma dominado por el dialecto que es increíblemente difícil de entender, debe ser una locura incluso intentar una conversación en alemán con un suizo, ¿verdad? No, no, no, afortunadamente no.

¿Puedes arreglártelas con el alemán estándar?

A los suizos se les enseña “alemán estándar” (Hochdeutsch) desde una edad muy temprana en la escuela, por lo que pueden comunicarse con alemanes, austriacos y otros hablantes de alemán sin ningún problema, lo que hace que el cambio al alemán estándar sea casi automático al entablar una conversación con un hablante de alemán no suizo. Además, como no existe una forma escrita universal de los diversos dialectos suizos alemanes, todas las leyes, libros, periódicos y otras formas de comunicación escrita se escriben en alemán estándar en Suiza. Esto explica por qué la mayoría de los suizos alemanes llaman al alemán estándar que deben aprender en la escuela Schriftdeutsch – literalmente “alemán escrito”. Sin embargo, incluso en esta forma escrita de alemán, ciertas palabras de préstamo extranjeras son preferidas sobre sus equivalentes alemanes. Por ejemplo, en lugar de Fahrrad (bicicleta), los suizos alemanes optan por el préstamo francés Velo.

Pero no es sólo en el mundo de la escritura donde se encuentra Hochdeutsch en Suiza. El alemán estándar también es preferido como medio de comunicación oral en ocasiones más formales cuando la necesidad de comprensión universal es mayor, como en discusiones parlamentarias, noticieros, anuncios de transporte público y entornos educativos. Sin embargo, los niños suizos alemanes se rebelan contra esta ortodoxia, y los intentos de transcribir dialectos suizos alemanes en formas escritas son cada vez más populares en situaciones informales como Whatsapp y Facebook.

Por regla general, cuanto más formal sea la ocasión, mayor será la probabilidad de que la comunicación se lleve a cabo en alemán estándar, especialmente si los hablantes de alemán no suizo están cerca. Mientras que en la esfera privada, y entre los propios suizos-alemanes, los dialectos ganan el día.

Suizo francés

¿Qué hay de los otros idiomas que se hablan en Suiza? En la parte occidental del país, es el francés el que prevalece. En total, los francófonos representan aproximadamente el 20% de la población suiza, y si estás pensando en viajar a ciudades como Ginebra o Lausana, lleva contigo tus clases de Babbel en francés, ya que estos populares destinos turísticos internacionales son totalmente francófonos.

Las diferencias entre el “francés suizo” y el francés estándar que se escucha en Francia son mucho menos evidentes en comparación con el alemán suizo y el alemán estándar. Aunque hay algunas diferencias en el vocabulario y las expresiones, el francés suizo no será un problema para cualquiera que hable francés estándar. De hecho, las diferencias que existen son a menudo bastante agradables para los extranjeros. Por ejemplo, los estudiantes franceses se regocijarán por el uso suizo francés de las palabras septante y nonante para “setenta” y “noventa” – ¡nada de esas “sesenta y diez” (70) y “cuatro veinte y diez” (90) tonterías con las que tuviste que luchar cuando aprendiste francés en la escuela! ¿Quizás la influencia del metódico suizo germanoparlante tuvo algo que ver con esto?

Suizo Italiano

En el sur de Suiza, a lo largo de la frontera con Italia, se encuentran los suizos italianos. Esta comunidad de hablantes de italiano forma el tercer grupo lingüístico nacional más grande del país, y cuenta con alrededor de 350.000 hablantes entre sus filas, lo que representa un poco más del 8% de la población del país.

El italiano suizo, al igual que el francés suizo, puede ser entendido por cualquier estudiante italiano o de lengua italiana con relativa facilidad. Aunque aquí existen dialectos locales, como el tesinés y otros dialectos de influencia lombarda, el italiano que se habla en Suiza es muy similar al italiano estándar, con las únicas diferencias importantes que vienen a través de palabras de préstamo del alemán y el francés. En Italia se entra en una panadería y se pide un cornetto (croissant), mientras que en la Suiza de habla italiana hay que pedir un chifer. Además, el suizo italiano se distingue del italiano estándar por la presencia de las llamadas “calcas”, que son frases que se leen como traducciones literales palabra por palabra del francés y del alemán. Tomemos por ejemplo la palabra suiza italiana para “licencia de conducir”. En italiano, esto sería Patente pero los suizos italianos usan la Licenza di condurre más larga que es una traducción directa del permis de conduire francés.

Romanche

Por último, pero no por ello menos importante, la lengua nacional más pequeña de Suiza (y una lengua que no obtuvo reconocimiento oficial hasta 1996) es el romanche. No es de extrañar que, con sólo 37.000 hablantes, este idioma sea a menudo pasado por alto por los viajeros internacionales a Suiza. Sin embargo, se trata de un idioma oficial reconocido en el cantón sudoriental de los Grisones, en el que se utiliza como medio de gobierno y educación, al tiempo que goza de una existencia saludable como lengua comunitaria. El hecho de que sus hablantes tiendan a provenir de las zonas más remotas y montañosas del sureste de Suiza explica en parte por qué esta lengua ha sobrevivido hasta el siglo XXI, a pesar de la importante invasión del italiano y el alemán en las zonas tradicionales de habla romaní.

El romanche es una lengua románica que ha tomado prestado una gran cantidad de su vocabulario y sintaxis del alemán. A pesar del tamaño relativamente pequeño de la comunidad de habla romaní, existen increíblemente cinco dialectos romaníes de uso cotidiano, y los intentos del gobierno de los Grisones de introducir un “panromanche” universal han tenido resultados desiguales a nivel local.

¿Hasta qué punto es multilingüe la vida cotidiana en Suiza?

Algunos cantones, como Berna, Valais y Friburgo, son oficialmente bilingües entre el francés y el alemán, y el cantón de los Grisones es incluso reconocido como trilingüe, con el italiano, el alemán y el romanche como idiomas oficiales. Pero independientemente de la zona de Suiza en la que se encuentre, no tendrá que buscar demasiado para encontrar ejemplos de la identidad multilingüe del país.

El ejemplo más evidente del multilingüismo suizo lo constituyen las numerosas empresas internacionales, bancos, organismos científicos y organizaciones políticas que se instalan en Suiza gracias a una mano de obra multilingüe fácilmente disponible en el país. Pero también hay multilingüismo en las áreas más pequeñas de la vida cotidiana, como cuando entré en un supermercado a las afueras de Zúrich para que me saludaran con carteles que me advirtieran en alemán, francés e italiano de que todos los ladrones serían procesados. Del mismo modo, si planea dar un paseo en tren a través de Suiza y confía en que los anuncios se hagan en inglés, necesitará el nivel de paciencia de un monje trapense, ya que todos los anuncios se harán primero en alemán y francés, luego posiblemente en italiano, y por último, pero no por ello menos importante, en inglés. Es notable que los suizos puedan mantener sus trenes tan puntuales si se tiene en cuenta el tiempo que dedican a entregar anuncios en todos los idiomas que se hablan en Suiza y también en inglés.

Los suizos son educados en el plurilingüismo desde una edad temprana, y los niños deben aprender al menos otra lengua nacional en la escuela (junto con otra lengua “extranjera”, generalmente el inglés). Sin embargo, si bien todos los escolares suizos deben conocer las otras lenguas nacionales, este multilingüismo a menudo puede quedar relegado a un segundo plano en la edad adulta. No es de extrañar que cuando se está en un área lingüística rara vez se oiga a hablantes de otras lenguas nacionales y, debido al sistema político suizo altamente desarrollado, es increíblemente fácil permanecer dentro de una burbuja lingüística. Todas las comunidades lingüísticas pueden acceder a la televisión, las películas, los libros, la música, etc. en su lengua materna, y las empresas se asegurarán de anunciar sus productos en tantos idiomas como sea posible, para garantizar que ningún consumidor se sienta excluido.

La cultura de cada área lingüística también está fuertemente delimitada por su idioma. Bajarse del tren en Ginebra es como entrar en una ciudad típicamente francesa, llena de cafés. La región italiana del Tesino está repleta de plazas y preciosas villas italianas. Y las regiones alemanas son exactamente lo que uno se imagina cuando se les pide que describan la estereotipada escena alpina “germánica”: salchichas, casas con armazones de madera y una cacofonía de cencerros.

¿Es hora de una metáfora trabajada? Muy bien entonces. Al igual que sus mundialmente famosas navajas de bolsillo, Suiza se siente como un país compuesto de varias partes, donde a cuatro idiomas diferentes se les concede el espacio cultural, político y social para florecer con una mínima interferencia del Estado o de otras comunidades lingüísticas.

Capital de suiza

Cuando se piensa en Suiza, las primeras ciudades que probablemente vienen a la mente son Zúrich y Ginebra. Zúrich es la ciudad suiza más grande. Con su población predominantemente germano parlante, es un centro neurálgico para el tráfico ferroviario, por carretera y aéreo. Ginebra, la segunda ciudad más grande de Suiza, es principalmente francófona, y es a la vez un centro financiero mundial y un centro mundial de diplomacia.

Dada la importancia de estas ciudades, ambas parecen lugares ideales para una capital nacional, pero no es así. ¿Por qué no?

En primer lugar, debemos aclarar que Suiza no tiene una capital per se. Tienen una “Ciudad Federal”, que actúa como capital de facto. Entonces, ¿Zúrich o Ginebra es la Ciudad Federal?

No, ese título es para Bern.

Ubicación Histórica

En el siglo XI, la zona que hoy es Suiza se unió bajo el Sacro Imperio Romano. Sin embargo, la lejanía de la región, junto con la disminución gradual del poder imperial, permitió el surgimiento de territorios relativamente independientes. Los poderes administrativos y judiciales cayeron en manos de dinastías feudales. Las familias de Zähringen, Saboya, Kyburg y Habsburgo fundaron monasterios y nuevas ciudades en lo que se convertiría en Suiza.

Una de estas ciudades fue Bern, fundada en 1191 como puesto militar por el duque Berchtold V de Zähringen. Su familia estaba en conflicto con los Savoys, y Berna fue elegida por su posición estratégica. Situado en la frontera interior y sobre el río Aare, el lugar albergaba un antiguo castillo y era fácilmente defendible contra los invasores.

Con el paso del tiempo, la ubicación de Berna en el Aare la convertiría en una ciudad ideal para facilitar el transporte y la entrada y salida de mercancías de Suiza.

Historia de Berna como capital

En el siglo XIII, la dinastía Zähringen ya no existía, y Berna se convirtió en una ciudad imperial libre dentro del Sacro Imperio Romano, lo que significa que estaba sujeta sólo a la autoridad del emperador.

Con el tiempo, Berna extendería su poder adquiriendo territorios circundantes. Se convirtió en un estado independiente y en 1353, entró en la Confederación Suiza, que llegaría a dirigir. En el siglo XVIII, Berna gobernaba 52 territorios y tenía un poder considerable. Este poder fue la causa de que Berna se convirtiera en la Ciudad Federal dentro del nuevo estado federal suizo en 1848.

¿Por qué no Zurich o Ginebra?

Al igual que en muchas ciudades, la población y la importancia económica no siempre son factores automáticos a la hora de determinar una capital.

Al decidir elegir la Ciudad Federal, Ginebra tuvo un par de consideraciones en contra. Por un lado, su ubicación en el extremo occidental de Suiza no es exactamente un lugar central para una capital. En segundo lugar, Ginebra es principalmente francófona, mientras que el resto de Suiza habla principalmente alemán.

Situada en el norte de Suiza, Zúrich tampoco es la más céntrica, sobre todo en comparación con Berna. Zúrich también estaba bastante bien construida cuando se eligió la Ciudad Federal, por lo que Berna tenía sentido, ya que podía albergar mejor los edificios que aún no se habían construido y que se necesitaban para albergar al Gobierno Federal.

Al final, sin embargo, la elección de Berna como capital de Suiza podría haber tenido más que ver con una concesión política entre las dos culturas y lenguas distintas de Zurich y Ginebra. Al igual que en Canadá, donde la céntrica Ottawa fue seleccionada por encima de las más grandes e importantes Toronto (inglés) y Montreal (francés), Berna sirvió como un compromiso viable entre dos ciudades competidoras.

 

Portugal

Portugal

cuba

Cuba

Francia

Francia

Belgica

Bélgica

Irlanda

Irlanda

Principales ciudades de Suiza

suiza

Interlaken

coira

Coira

locarno

Locarno

suiza

Montreux