Saltar al contenido

Francia

Francia

Emigrar a Francia

Francia, país soberano llamado oficialmente república francesa, es un país cuya forma de gobierno es la república semi-presidencialista, el presidente de Francia es Emmanuel Macron y el primer ministro Edouard Philippe. Francia cuenta con una superficie de 643.801 kilómetros y su población es de 66.952.000. La capital de Francia es parís, esta también es su ciudad mas poblada. El idioma oficial de este país es el francés y las monedas de circulación oficial son el Euro y el franco francés.

Francia posee un índice de desarrollo humano muy elevado, ocupando el vigesimosegundo puesto en la lista de países con IDH muy alto. Además, Francia es la sexta economía mundial y el así con más visitas turísticas, alrededor de 83 millones de visitantes extranjeros cada año.

Para entrar  a Francia como turista no es necesario una visa, pero hay dos requisitos necesarios, un recibo de hotel con la reservación por el tiempo que usted estará en Francia y la invitación de un amigo que responda por su estadía.

Si pertenece a algún país de la unión europea no necesita ningún permiso para trabajar en Francia excepto Rumania y Bulgaria, además los ciudadanos de además de Islandia, Liechtenstein, Noruega, Suiza, Andorra, Mónaco y San Marino pueden vivir en Francia y trabajar en Francia con solo mostrar su pasaporte o documento de identidad que demuestre su nacionalidad.

En Francia existen distintos tipos de visa cada una con su propósito:

  • Permiso de residencia temporal: Este permiso llamado en Francia Carte de sejour temporaire, CST, te permite vivir en Francia por un tiempo máximo de un año, este permiso puede ser renovado. En Francia existen varios tipos de residencia temporal:
  • Visitante: En Francia llamado Visiteur, con este no puedes trabajar en Francia y es necesaria una solvencia económica para poder vivir en Francia durante tu estadía.
  • Estudiante: Llamada en Francia etudiant, este permiso para estudiante te permite vivir en Francia por estudios, también con este permiso puede trabajar en Francia medio tiempo durante el año académico y tiempo completo en días libres y vacaciones. Para este permiso es necesario estar inscrito en una institución educativa francesa reconocida y también necesitara una solvencia económica que cubra el periodo de estudios, aproximadamente 827 euros mensuales.
  • Empleado: llamado en Francia activite salariee, para obtener este permiso es necesario un permiso de trabajo.

Para trabajar en Francia es necesario un permiso de trabajo, este se puede solicitar en conjunto con el permiso de residencia. Si se le es otorgado un permiso de trabajo puede ser uno de los siguientes:

  • Permiso de residencia temporal (carte de séjour temporaire, CST) especifica el tipo de trabajo permitido, tal como empleado, profesión cultural o artística o comerciante, así como donde lo puedes hacer (e.g. Francia metrópoli, Ile-de-France, etc.)
  • Permiso de trabajo provisional (ATP, Autorisation provisoire de travail) se aplica a ciertos casos, por ejemplo cuando el empleado permanece en nómina de una empresa extranjera.
  • Contrato de trabajo de temporal (contrat de travail saisonnier) el cual especifica el tipo de trabajo, la ubicación y la validez.

Francia bandera

Bajo el antiguo régimen, Francia tenía un gran número de banderas, y muchas de sus banderas militares y navales estaban elaboradas y sujetas a variaciones artísticas. El escudo real, un escudo azul con tres flores de lis doradas, fue la base de la bandera del Estado. Después de la llegada de los Borbones al poder, ese escudo se mostraba generalmente sobre un fondo de color blanco de la dinastía Borbónica.

Después de la Revolución Francesa de 1789, el énfasis se volvió a poner en los diseños de banderas simples que expresaban los cambios radicales que se estaban introduciendo en la vida social, política y económica de Francia. El azul y el rojo, los colores tradicionales de París, eran populares entre los revolucionarios de esa ciudad, y a menudo se añadía el blanco real borbónico. Los revolucionarios también fueron influenciados por la bandera de rayas horizontales rojo-blanco-azul de los Países Bajos, que había aparecido a mediados del siglo XVII. En 1790 se añadieron tres franjas verticales iguales, dispuestas en rojo-blanco-azul dentro de un marco de los mismos colores, a la bandera blanca de la marina. Cuatro años más tarde, el Tricolor, con rayas ahora ordenadas azul-blanco-rojo, se convirtió en la bandera nacional oficial para el uso de la gente común, el ejército y la marina. Esta bandera fue vista como la encarnación de todos los principios de la Revolución: libertad, igualdad, fraternidad, democracia, secularismo y modernización. Muchos otros países -especialmente en Europa, pero también entre las antiguas posesiones coloniales francesas en África occidental- adoptaron banderas tricolores en imitación de las francesas, sustituyendo sus colores por los suyos propios. De esta manera, la Tricolor francesa se convirtió en una de las banderas nacionales más influyentes de la historia, oponiéndose simbólicamente a las normas reales autocráticas y clericalistas del pasado, así como a las banderas totalitarias del comunismo y el fascismo modernos.

Después de las victorias militares de Napoleón I bajo el Tricolor, la Restauración Borbónica en 1814/15 llevó a la sustitución de todos los símbolos. La bandera blanca fue de nuevo suprema, pero la revolución de 1830, que puso a Louis-Philippe en el trono, restauró la Tricolor. En 1848 muchos trataron de imponer un estandarte rojo comunista en Francia, y durante dos semanas el Tricolor mismo fue alterado, sus rayas reordenadas a azul-rojo-blanco. Desde el 5 de marzo de 1848, sin embargo, la Tricolor ha sido la única bandera nacional de Francia y de todos los territorios bajo su control. Al igual que muchas de las primeras banderas nacionales, la Tricolor no tiene ningún simbolismo específico asociado a los colores y formas individuales de su diseño.

Francia cultura

La mayoría de la gente asocia la cultura francesa con París, que es un centro de moda, cocina, arte y arquitectura, pero la vida fuera de la Ciudad de las Luces es muy diferente y varía según la región.

Francia no sólo tiene cultura; la palabra “cultura” viene de Francia. “Cultura’ deriva del mismo término francés, que a su vez deriva del latín colere, que significa cuidar la tierra y crecer, cultivar y nutrir”, dijo a Live Science Cristina De Rossi, antropóloga del Barnet and Southgate College de Londres.

Históricamente, la cultura francesa estuvo influenciada por las culturas celta y galorromana, así como por los francos, una tribu germánica. Francia se definió inicialmente como la zona occidental de Alemania conocida como Renania, pero más tarde llegó a referirse a un territorio que se conocía como Galia durante la Edad de Hierro y la época romana.

Idiomas

El francés es el idioma oficial y el primer idioma del 88 por ciento de la población, según la BBC. Es la lengua dominante de los 70 millones de habitantes del país, pero hay una serie de variantes basadas en la región. El francés es la segunda lengua extranjera más aprendida en el mundo, con casi 120 millones de estudiantes, según el Ministerio francés de Asuntos Exteriores y Desarrollo Internacional.

Alrededor del 3 por ciento de la población habla dialectos alemanes, y hay un pequeño grupo de flamencos en el noreste, según la BBC. El árabe es la tercera lengua minoritaria más importante.

Las personas que viven cerca de la frontera de Italia pueden hablar italiano como segunda lengua, y el euskera es hablado por las personas que viven a lo largo de la frontera franco-española.

Otros dialectos y lenguas incluyen el catalán, el bretón (la lengua celta), los dialectos occitanos y las lenguas de las antiguas colonias francesas, como la cabila y el criollo antillano.

Religión

El catolicismo es la religión predominante en Francia. En una encuesta del Instituto Francés de Opinión Pública (IFOP), el 64 por ciento de la población (alrededor de 41,6 millones de personas) se identificó como católica romana. Las otras religiones en Francia incluyen el Islam, el Budismo y el Judaísmo. Según la CIA, entre el 23 y el 28 por ciento de la población francesa no profesa ninguna religión.

Valores

Los franceses se sienten inmensamente orgullosos de su nación y de su gobierno y, por lo general, se sienten ofendidos por cualquier comentario negativo sobre su país. Los visitantes, particularmente los estadounidenses, a menudo interpretan su actitud hacia los extranjeros como grosera.

“Desde alrededor del siglo XVI, en Europa, la cultura se convirtió en un término para el cultivo de la mente, el intelecto, el conocimiento, el aprendizaje, las facultades creativas y las formas aceptables de comportarse”, dijo De Rossi. Los franceses adoptan el estilo y la sofisticación y se enorgullecen del hecho de que incluso sus espacios públicos tienen un tono regio.

Los franceses creen en la igualdad, que significa igualdad, y es parte del lema del país: “Liberté, Egalité, Fraternité”. Muchos dicen que dan más importancia a la igualdad que a la libertad y a la fraternidad, las otras dos palabras del lema.

Los franceses encarnan el romance y la pasión, y existe una actitud abierta hacia el sexo fuera del matrimonio, según un estudio realizado por la Agencia Nacional de Investigación sobre el SIDA de Francia. Incluso los principales políticos del país son conocidos por llevar a cabo relaciones extramatrimoniales sin hacer un esfuerzo por ocultarlas. Como reflejo de la naturaleza secular del país, no es raro que los niños nazcan de parejas no casadas.

Además del matrimonio tradicional, las parejas francesas también tienen la opción de obtener un pacto civil de solidaridad (PACS). Esta es una unión que tiene muchos de los mismos beneficios del matrimonio, como exenciones de impuestos, pero que puede disolverse con un aviso o casándose con otra persona o en lugar de un divorcio. Dos tercios de las parejas francesas que están casadas están en un PACS, según The Economist.

Gastronomía francesa

La comida y el vino son fundamentales para la vida en todos los niveles socioeconómicos, y se socializa mucho en torno a cenas prolongadas.

Mientras que los estilos de cocina han cambiado para enfatizar la comida ligera, muchos todavía asocian la cocina francesa con salsas pesadas y una preparación complicada. Algunos platos clásicos franceses incluyen el boeuf bourguignon – un guiso hecho de carne de res cocida al vino tinto, caldo de carne de res y sazonada con ajo, cebollas y champiñones – y el coq au vin, un plato hecho con pollo, vino de Borgoña, lardones (pequeñas tiras o cubos de grasa de cerdo), champiñones, cebollas y ajo opcional.

Las papas fritas, curiosamente, pueden no ser francesas. Según National Geographic, pueden ser de España o Bélgica. La razón por la que los estadounidenses llaman papas fritas a las papas fritas es porque Thomas Jefferson descubrió la delicia en Francia mientras servía allí como ministro estadounidense de 1784 a 1789. Él trajo la idea de vuelta a los Estados Unidos.

España

España

Principales ciudades de Francia

francia

Lyon

Marsella

Marsella

paris

París