Saltar al contenido

Alemania

viajar a Alemania

Emigrar a Alemania

Este es caracterizado por ser uno de los países más grandes de Europa, Alemania es el segundo país con más inmigrantes en el mundo después de EEUU, este país cuenta con una gran diversidad cultural. Cuenta con uno de los mejores sistemas de seguridad esto lo hace uno de los países con mayor calidad de vida. Además Alemania es líder en sectores tecnológicos y científicos. Alemania es la mayor economía de Europa y la cuarta mayor economía del mundo.

Muchas personas deciden vivir en Alemania a pesar de su complejo idioma, pero esta seria solo una de las muy pocas desventajas que posee este país. Si posee una profesión y además posee experiencia comprobable no será muy difícil viajar a Alemania gracias a que este país promueve la inmigración.

Existen muchas razones para emigrar a Alemania ya que este es un país multicultural, los habitantes alemanes son muy conocidos por ser tolerantes con los inmigrantes siempre que sean educados. La educación en Alemania es de primera si desea emigrar a este país por estudios, este país ofrece muchas oportunidades de trabajo, según estadísticas en Alemania se pierden casi 250000 trabajadores al año por vejez, esto hace que hallan muchas oportunidades de trabajo, crece cada año y para continuar con esto este país recibe aproximadamente 800000 inmigrantes calificados cada año. Alemania cuenta con uno de los mejores programas sociales del mundo, gracias a esto prácticamente no existe la delincuencia en este país.

Las visas alemanas se solicitan en su país de origen, depende del tipo de visa que solicite de esto dependerá su estadía en el país. Existen diferentes tipos de visas alemanas por ejemplo, visa de negocios, visa de estudian, visa de turista entre otras. Una vez este en suelo alemán su visa no podrá ser modificada, por ejemplo si su visa es de estudiante esta no podrá ser modificada por una residencia de trabajo.

Una de las dificultades más grandes para los inmigrantes en Alemania es su complejo idioma, pero esto no es un impedimento para trabajar en Alemania, si se puede trabajar en Alemania sin saber alemán y aquí le dejaremos algunas opciones:

  • Hostelería: hay muchos trabajos en Alemania donde no es necesario manejar el idioma, por el ejemplo en los restaurantes hay bastante trabajo de friegaplatos y otros tipos de trabajos donde no es necesario el manejo del idioma. Muchos españoles en Alemania son muy bien recibidos en restaurantes, brasileños italianos y españoles.
  • Profesor de español: esta seria una de las mejores opciones que podría conseguir sin saber hablar alemán, la cantidad de horas no es mucha pero pagan aproximadamente 18 euros por hora.
  • Call centers: en Alemania existen una gran cantidad de call centers y muchos requieren agentes que dominen el español perfecto. El alemán no es necesario en estos trabajos pero el nivel de ingles si tiene que ser alto más que todo para la comunicación interna.
  • Formación dual: Este es un programa financiado por el ministerio de trabajo de este país en el que dictan curcos de alemán completamente gratis en España y Alemania y una formación con un sueldo de 818 euros al mes, estos programas suelen durar 3 años.

 

Imágenes de Alemania

 

alemania

Fotos Berlin

fotos alemania

imagenes alemania

fotos de alemania

Alemania bandera

La bandera de Alemania fue adoptada en su forma actual en 1919. Fue readoptado con la nueva constitución de 1949. Es un tricolor, compuesto por tres bandas horizontales iguales de color negro (arriba), rojo y dorado (abajo).

Hay varias teorías con respecto a los orígenes de la combinación de colores de la bandera alemana y su significado. La teoría más popular es que la combinación de negro y oro se relaciona con los colores del escudo semioficial del Sacro Imperio Romano. Cuando el Sacro Imperio Romano dejó de existir, estos dos colores estaban estrechamente asociados con la dinastía de los Habsburgo de Austria, que llegó a ser conocida como la

En la década de 1840 se usó la bandera negra-roja-oro para simbolizar el movimiento contra el Orden Conservador Europeo que se estableció después de la derrota de Napoleón. El movimiento se desmoronó en un año, pero había logrado redactar una constitución que declaraba “Derechos Básicos para el Pueblo Alemán”.

El Parlamento de Frankfurt había declarado el oro negro-rojo como los colores oficiales de la Confederación Alemana, con el rojo simbolizando la Liga Hanseática y el oro y el negro simbolizando Austria. Estos colores pronto llegaron a ser considerados como los colores nacionales de Alemania durante este breve período, y especialmente después de su reintroducción durante el período de Weimar, se han convertido en sinónimo de liberalismo en general.

Los líderes de la Revolución de 1848 adoptaron la bandera tricolor en la Asamblea Nacional o en el Parlamento de Frankfurt.

Después de la guerra austro-prusiana de 1866, los Estados del sur de Alemania alineados con Austria, incluyendo Baviera, se dice que Baden ondeó la bandera de oro negro-rojo, lo que ilustra aún más las distinciones entre el esquema de colores actual y la tradición del norte de Prusia. El 25 de junio de 1867, la coalición adoptó una bandera que mezclaba los colores de su miembro más grande y más pequeño, Prusia (blanco y negro) y la Liga Hanseática (blanco y rojo) en un nuevo tricolor horizontal blanco-negro-rojo. Esta bandera también sería la bandera nacional del Imperio Alemán desde 1871 hasta 1918, que finalmente reemplazó a la Confederación Alemana.

Después de la derrota de Alemania en la Primera Guerra Mundial, esta bandera imperial alemana cayó en desuso y la nueva República de Weimar restableció la secuencia negro-rojo-oro en 1919. Cuando los nazis llegaron al poder en 1933, la bandera negro-rojo-oro fue reemplazada por la negra-blanco-roja. Y en 1935 reemplazaron todas las banderas gubernamentales alemanas por diseños basados en la bandera de la esvástica que había sido su bandera del partido nazi (una bandera roja con un disco blanco en el centro que contenía una esvástica negra).

Después de la derrota de Alemania en la Segunda Guerra Mundial, Alemania fue ocupada por los Aliados. El Consejo de Control Aliado desterró las banderas nacionales existentes.

Después de algunos debates, la bandera dorado-negro-rojo fue una vez más adoptada como la bandera federal alemana para la República Federal de Alemania (Alemania Occidental) el 9 de mayo de 1949.

La República Democrática Alemana (Alemania Oriental) usaba la misma bandera, pero el 1 de octubre de 1959 introdujo un emblema comunista en el centro de la bandera: un martillo (que simbolizaba a los trabajadores) y un par de brújulas (que simbolizaban a los intelectuales) dentro de las espigas del grano (que simbolizaban a los granjeros). Esto se mantuvo hasta que el territorio de la antigua RDA se reunificó con la República Federal de Alemania en 1990.

En Alemania hay un uso público muy modesto de la bandera y de los símbolos nacionales. La bandera en Alemania es usada casi sólo por las autoridades oficiales en ocasiones especiales o por el público en eventos deportivos.

Alemania Bandera

Alemania ciudades

¿Vas a Alemania? Su viaje le llevará por lo menos a una de las 10 ciudades más importantes de Alemania, tanto si vuela al aeropuerto de Frankfurt como si respira aire marino en Hamburgo o disfruta de la típica “gemütlichkeit” bávara en Múnich. Con una historia que abarca desde las aldeas tribales hasta la época romana y los desastrosos acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial, Alemania ha surgido como una potencia mundial con mucho que ofrecer.

El país es fácil de atravesar en tren, autovía o avión. Nuestra lista de las mejores ciudades de Alemania muestra la diversidad de este ecléctico país. Alemania abarca tanto el bajo crespón de cerveza y salchichas, como el alto crespón de algunas de las mejores mentes de todo el mundo, como los compositores Bach y Beethoven para los escritores Goethe y Schiller. Eso sin mencionar su mundialmente famoso Oktoberfest o sus mágicos mercados navideños.

Descubra lo mejor de las principales ciudades alemanas, desde los más encantadores altstadts (cascos antiguos) hasta los centros urbanos más progresistas.

Berlín

Berlín es la capital alemana y la ciudad más grande de Alemania. Después de haber sido separada en Oriente y Occidente durante la Guerra Fría, Berlín se reunió en 1990. Rápidamente se convirtió en la ciudad más cosmopolita, excitante e internacional de Alemania para el arte, los museos, la arquitectura, la historia y la vida nocturna.

Estructuras icónicas como la fernsehturm (Torre de Televisión), el reichstag (edificio gubernamental), la gedächtniskirche (Iglesia Conmemorativa del Kaiser Wilhelm) se han convertido en símbolos del país, no sólo de Berlín. Pero a pesar de sus muchas atracciones, puede ser difícil navegar por Berlín. Nuestra lista de 10 cosas que no hay que hacer en Berlín esboza las muchas trampas. Pero si usted mantiene una mente abierta y viaja fuera del vecindario central de Mitte, este es uno de los lugares más geniales del mundo. Desde su multicultural comida callejera hasta alojamientos únicos, Berlín ampliará su definición de lo que puede ser un viaje a Alemania.

Berlín es también la sede de algunos de los mejores festivales de Alemania cada año.

Múnich

Munich es conocida en Alemania como München. Es la capital de Baviera y la puerta de entrada a los Alpes. Esta ciudad alemana por excelencia es la tierra de los pantalones de cuero y de la schweinshaxe gigante (corvejones de jamón) y de la Oktoberfest. Esto es lo que la mayoría de la gente piensa cuando piensa en Alemania.

La ciudad ofrece museos de primera clase y una majestuosa arquitectura alemana como la plaza Marienenplatz y su famoso glockenspiel, así como el Palacio de Nymphenburg. Aquí, la gente tiene su propio acento, historia y tradiciones. Muchos müncheners se consideran primero bávaros y después alemanes.

Múnich es elegante, pero eso no significa que la gente no sepa divertirse. Este es también el hogar de lugares favoritos como el Jardín Inglés con su conocido césped FKK (nudista) y el canal de surf.

Aún más famosa que los muchos lugares de interés de la ciudad es su cerveza de fama mundial. Una querida exportación, se disfruta mejor en la ciudad; en sus tradicionales cervecerías, biergartens, o dentro de las gloriosas tiendas de cerveza de Oktoberfest.

Frankfurt

Gracias a su aeropuerto internacional, Frankfurt es el principal centro de viajes para Alemania y Europa. Muchos viajeros llegan a esta ciudad moderna y pasan por ella, pero vale la pena detenerse en Frankfurt.

Principalmente destruida en la Segunda Guerra Mundial, Frankfurt fue la rara ciudad alemana que decidió no recrear el pasado sino emerger de nuevo. Es el centro financiero del país con su propia bolsa de valores (Deutsche Börse) y brillantes rascacielos. Su Torre Principal es el único rascacielos abierto al público y ofrece unas vistas inmejorables del horizonte de la ciudad, así como de su homónimo, el río Main.

Si ansía algo tradicional en este bosque moderno, explore el recreado centro de la ciudad de Römerberg. Sede del Ayuntamiento (el Römer) que data de 1405, está rodeado de pintorescas casas de entramado de madera. Para disfrutar de la mejor bebida tradicional de Fráncfort, apfelwein (o ebbelwoi), cruce el río hasta el barrio de Sachsenhausen.

Frankfurt es la sede de muchos eventos y convenciones importantes.

Hamburgo

Hamburgo es la segunda ciudad más grande del país y está situada en el norte de Alemania. Varias vías fluviales atraviesan su centro y Hamburgo tiene más puentes que Ámsterdam y Venecia juntas. Cuenta con uno de los puertos más grandes del mundo y sigue abrazando su arenoso pasado marinero.

Esto es más evidente en su legendaria vida nocturna en el centro de Reeperbahn. Una vez sede del distrito rojo de la ciudad, con bares de mala muerte, tiendas que venden botas de stripper y prostitución legal, sigue siendo eso. Pero también es el lugar donde los Beatles empezaron y una parada imperdible en una gira por Hamburgo.

Los alrededores de St. Pauli también merecen una visita. Pase tiempo en el puerto con una visita matutina al Fischmarkt (mercado de pescado). Este lugar de reunión para los lugareños y los turistas se inició en 1703 y vende el pescado más fresco, flores y especias con un lado de entretenimiento en vivo. Cerca de Hafencity se ha construido recientemente y ofrece lo último en tiendas y restaurantes.

Colonia

Colonia (o Colonia), fundada por los romanos, es una de las ciudades más antiguas de Alemania. La imponente Catedral de Colonia es la pieza central con torres dobles que alcanzan los 157 metros de altura y se pueden ver desde todas partes de la ciudad. Situado justo al lado de la estación de tren, es lo primero que ven los visitantes y nunca le quitan los ojos de encima.

Desde aquí, camine por el casco antiguo y por la orilla oeste del río Rin. Las coloridas casas del siglo XIX y los cafés de helados son el telón de fondo de un paseo idílico. Las galerías de arte y los excelentes museos de Colonia marcan cada rincón.

Después de tanto caminar, Colonia es el lugar perfecto para refrescarse. Kölsch es la cerveza de Colonia. Servido en rotación sin fin en vasos pequeños, la gente de Colonia rara vez bebe otra cerveza. Sólo la cerveza elaborada en Colonia y sus alrededores puede llamarse Kölsch, como el champán.

Dresde

A poca distancia de Berlín, Dresde se extiende a ambas orillas del río Elba en Sajonia. Llamada “Florencia en el Elba”, Dresde es conocida por su arquitectura barroca y sus tesoros artísticos de fama mundial.

Es tan pintoresco que es posible que no te des cuenta de que el 80% del centro histórico de Dresde fue destruido en la Segunda Guerra Mundial. Los hitos han sido reconstruidos a su antiguo esplendor como la ejemplar Frauenkirche (Iglesia de Nuestra Señora en Dresde), el Palacio Real Zwinger, y Fürstenzug (Procesión de los Príncipes – el mural de porcelana más grande del mundo). Camine a lo largo de la Brühlsche Terrasse y admire la grandeza restaurada.

Sin embargo, los nuevos barrios de Dresde están viviendo un renacimiento. Dresde, fuera de los caminos trillados, revela el lado más joven y alternativo de la ciudad, desde una serie de patios llenos de arte hasta la inspiración para el Matadero Cinco de Kurt Vonnegut y la fábrica de cigarrillos más exótica.

Leipzig

Leipzig es otra excursión popular de un día desde Berlín, pero hay suficientes atracciones para varios días aquí.

Situado en el punto de encuentro de tres ríos, ha sido el punto de encuentro de grandes mentes. Goethe era estudiante en Leipzig, Bach trabajaba aquí como cantor, y Martín Lutero debatió en un castillo que desde entonces ha sido reemplazado por otro.

Hoy en día, la nueva escuela de Leipzig aporta una nueva perspectiva al mundo del arte. Y una visita a la Gewandhaus Orchestra de Leipzig de 1743, la orquesta sinfónica más antigua del mundo, demuestra que el arte está vivo en esta gran ciudad alemana. Si prefiere las artes culinarias, Auerbachs Keller es uno de los restaurantes más antiguos del país y fue uno de los favoritos de Goethe, así como de los lugareños de hoy.

Además de ser un centro de arte y cultura alemana, la ciudad también se hizo famosa en la historia reciente de Alemania. Los manifestantes de Leipzig iniciaron la revolución pacífica, que condujo a la caída del Muro de Berlín en 1989.

Castillo de Heidelberg y río Neckar

Heidelberg es una de las pocas ciudades alemanas que no fue destruida en la Segunda Guerra Mundial. Esto significa que un montón de encanto del viejo mundo llena las estrechas calles empedradas y el centro barroco de la ciudad, personificando el período romántico de Alemania del siglo XVIII.

Es uno de los destinos más pintorescos de Alemania. Los visitantes disfrutan de unas vistas impresionantes desde el Alte Brücke (Puente Viejo) que cruza el río Neckar, de vuelta a la ciudad desde el Philosophenweg (Camino de los Filósofos) y, sobre todo, desde las ruinas del antiguo gran castillo de Heidelberg. Este ambiente inspirador le permitió a Mark Twain terminar su novela, Las aventuras de Huckleberry Finn, aquí.

Heidelberg ha inspirado a muchas otras grandes mentes que se han establecido en la Universidad de Heidelberg, la universidad más antigua del país. Es una de las universidades más reconocidas del mundo, pero eso no significa que los estudiantes no sepan divertirse.

Düsseldorf

Düsseldorf es la capital de Renania del Norte-Westfalia, una ciudad cosmopolita con un ambiente lúdico. Un símbolo de la ciudad es el Düsseldorfer Radschläger (chico que hace volteretas) y su imagen se puede ver por toda la ciudad en recuerdos y estatuas. Las obras de grandes arquitectos como Ghery y Chipperfield también marcan el paisaje de la ciudad.

Düsseldorf es conocida por su rica escena artística que ha producido muchos grandes artistas. Es el hogar de los compositores Robert Schumann y Mendelssohn y la Academia de Arte de Düsseldorf es responsable de reconocidos graduados como Joseph Beuys, Jörg Immendorff y Gerhard Richter.

Düsseldorf es un centro comercial que acoge ferias durante todo el año. La Galería Düsseldorf es la feria de moda más grande del mundo que se celebra cada enero. Pero los compradores pueden comprar todo el año en la Königsallee (King’s Avenue). Conocida como Kö por los lugareños, es una de las mejores calles comerciales de Alemania.

Stuttgart

Stuttgart, en el suroeste de Alemania, está inmerecidamente subestimada. Pero es el sueño de los amantes de los coches, cuenta con una arquitectura moderna y tiene algunos de los festivales de cerveza más grandes de Alemania (fuera del Oktoberfest).

Stuttgart es una ciudad automovilística. Es el hogar de dos de las marcas de automóviles más grandes del mundo, Mercedes y Porsche. La producción se lleva a cabo en las cercanías y hay museos de automóviles de categoría mundial para ambas compañías.

La ciudad en sí tiene una gran mezcla de arquitectura con un centro barroco en Schlossplatz con el Neues Schloss (Nuevo Palacio) de principios del siglo XIX. Contra el paisaje clásico, hay elementos contemporáneos como escaleras de metal y vidrio. Esta ciudad tuvo la primera torre de televisión del mundo, Fernsehturm Stuttgart (Torre de Televisión) y que todavía domina el horizonte. Stuttgart tiene incluso un Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en los edificios del famoso arquitecto Le Corbusier.

Una de sus estructuras más excitantes está abierta al público. La biblioteca pública de Stuttgart es un paraíso tanto para los lectores como para los aficionados a la arquitectura.

Alemania cultura

Alemania está en el centro de Europa, no sólo geográficamente, sino también en términos políticos y económicos. El país es el segundo más poblado de Europa después de Rusia, con más de 80 millones de personas, según World Factbook. La economía alemana es la mayor del continente y la quinta del mundo.

Si bien el alemán ejerce su influencia en los países limítrofes -Austria, Bélgica, República Checa, Dinamarca, Francia, Luxemburgo, Países Bajos, Suiza y Polonia-, todas estas culturas han influido, en diversa medida, en la configuración de la Alemania actual.

La población es 91,5 por ciento alemana, y el segundo grupo étnico más grande es el turco, con 2,4 por ciento, según World Factbook. El 6,1% restante está compuesto principalmente por descendientes de griegos, rusos, italianos, polacos, serbocroatas y españoles. Alrededor del 75,7% de la población es urbana.

Alemania Valores

Los alemanes dan prioridad a la estructura, la privacidad y la puntualidad. El pueblo alemán abraza los valores del ahorro, el trabajo duro y la laboriosidad, y hay un gran énfasis en asegurarse de que “los trenes lleguen a tiempo”. Según Passport to Trade 2.0, una guía de etiqueta de negocios en línea de la Universidad de Salford en Manchester, Inglaterra, “los alemanes se sienten más cómodos cuando pueden organizar y compartimentar su mundo en unidades controlables. El tiempo, por lo tanto, es manejado cuidadosamente, y los calendarios, horarios y agendas deben ser respetados.”

Los alemanes son gente estoica que se esfuerzan por el perfeccionismo y la precisión en todos los aspectos de sus vidas. No admiten faltas, ni siquiera en broma, y rara vez hacen cumplidos. Al principio su actitud puede parecer poco amistosa, pero hay un agudo sentido de comunidad y conciencia social y un deseo de pertenecer.

Alemania idioma

No es de extrañar que el idioma oficial del país sea el alemán. Más del 95 por ciento de la población habla alemán como su primer idioma, según el Centro de Estudios Internacionales de Angelo State University. Otros idiomas que se hablan son el serbio en el este de Alemania, el frisón del norte y del oeste, que se habla alrededor del estuario del Rin, y el danés, que se habla principalmente en la zona fronteriza con Dinamarca. El romaní, que es una lengua indígena, también se habla turco y kurdo.

Alemania Religión

El cristianismo es la religión dominante, con un 65 a 70 por ciento de la población identificándose como cristianos. Ese número es 29 por ciento católicos. Los musulmanes constituyen el 4,4 por ciento de la población, mientras que el 36 por ciento no está afiliado o tiene una religión distinta al cristianismo o al musulmán.

Comida y bebida alemana

A los alemanes les encanta la cocina rica y abundante, aunque cada zona de Alemania tiene su propia definición de lo que es una comida tradicional.

La carne de cerdo es la carne más consumida, de acuerdo con la Guía Alimentaria Alemana. Schweinshaxe (corvejón de cerdo estofado) y Saumagen (estómago de cerdo) son un par de platos tradicionales de cerdo.

La salchicha Bratwurst, una forma de salchicha, está estrechamente relacionada con la comida alemana. El repollo, la remolacha y los nabos son comúnmente incorporados en las comidas, ya que son nativos de la región, y las papas y el chucrut también son estrellas de la cocina alemana.

La cerveza es la bebida alcohólica más popular, y el país es conocido como el lugar de nacimiento de una serie de variedades de cerveza, incluyendo Pilsner, Weizenbier (cerveza de trigo) y Alt. Estas cervezas fueron elaboradas de acuerdo con Reinheitsgebot, o la “Ley de Pureza”, una ley bávara del siglo XVI que decretaba que la cerveza sólo podía elaborarse a partir de cebada, lúpulo y agua, según NPR. Los cerveceros utilizaban la levadura disponible en el aire. El brandy y el aguardiente también son las bebidas alcohólicas alemanas favoritas.

Además de las comidas típicas alemanas como consecuencia del alto indice de inmigración en el país puedes encontrar también una gran variedad de platos foráneos  .

Arte Alemán 

La cultura no sólo se refiere a la forma en que las personas interactúan y miran. “La cultura también significa logros intelectuales, artísticos y creativos refinados, por ejemplo en el conocimiento cultural, o una persona culta”, dijo a Live Science Cristina De Rossi, antropóloga del Barnet and Southgate College de Londres.

Los alemanes han hecho enormes contribuciones a la música clásica, y las tradiciones de famosos compositores alemanes o austriacos como Johann Sebastian Bach, Wolfgang Amadeus Mozart, Ludwig van Beethoven, Johannes Brahms, Richard Wagner y Gustav Mahler perduran en la actualidad.

Con su afición por la precisión y la ingeniería, no es de extrañar que los alemanes tengan una fuerte tradición de grabado por xilografía y grabado. También hay una fuerte representación de todas las fases de la arquitectura – incluyendo el románico, gótico, clasicista, barroco, rococó y renacentista – representada en catedrales, castillos y edificios públicos. Un ejemplo bien conocido del arte clásico alemán es la Puerta de Brandenburgo, una antigua puerta de la ciudad que ahora se utiliza para simbolizar la unidad de Berlín.

Alemania economia

La puntuación de libertad económica de Alemania es 74,2, lo que convierte a su economía en la 25ª más libre del Índice 2018. Su puntaje general ha aumentado en 0,4 puntos, con un aumento en la libertad laboral que compensa las disminuciones en la integridad del gobierno, los derechos de propiedad y la eficacia judicial. Alemania ocupa el 14º lugar entre los 44 países de la región de Europa, y su puntuación global está por encima de los promedios regionales y mundiales.

La libertad de negocios y la libertad de inversión son fuertes en Alemania. La competitividad a largo plazo y el crecimiento empresarial se ven respaldados por la apertura al comercio mundial, unos derechos de propiedad bien protegidos y un entorno normativo empresarial sólido. Con la situación política cambiando a finales de 2017, la dirección futura de la política económica era incierta, pero parece probable que se haga cierto hincapié en la reducción de los impuestos, el impulso de la inversión pública en infraestructura y el estímulo de la inversión privada.

Alemania sigue siendo el país miembro más influyente política y económicamente de la Unión Europea. La conservadora Unión Demócrata Cristiana de la canciller Angela Merkel y su socio menor, la Unión Social Cristiana, con sede en Baviera, no lograron una mayoría parlamentaria absoluta en las elecciones de septiembre de 2017. Las conversaciones de la coalición con el Partido Liberal Democrático y el Partido de los Verdes se desmoronaron en noviembre, debilitando aún más la posición de la Canciller Merkel y planteando la posibilidad de nuevas elecciones. La política de puertas abiertas de Merkel a 2 millones de inmigrantes a partir de 2015 impulsó el surgimiento del partido populista Alternativa para Alemania (AfD), que recibió más del 12 por ciento de los votos. La robusta economía alemana, la quinta más grande del mundo y la más grande de Europa, se basa en la exportación de productos manufacturados de alta calidad.

Un tema que te puede interesar es : vivir en sudafrica

alemania

Trier

munich

Munich

dresde

Dresde

Berlin, Alemania

Berlin