Saltar al contenido

Cienfuegos

cuba

En su canción ‘Cienfuegos’, Benny Moré describió su ciudad natal como la ciudad que más le gustaba. Él no era el único animador del asentamiento. La llamada “Perla del Sur” de Cuba ha seducido a los viajeros de toda la isla desde hace tiempo con su elegancia, los aires franceses ilustrados y su fuerte espíritu caribeño. Si Cuba tiene un París, definitivamente es esto.

Arreglada en torno a la bahía natural más espectacular del país, Cienfuegos es una ciudad náutica fundada en 1819 por emigrantes franceses, cuya cuadrícula homogénea de elegante arquitectura clásica le valió el listado del Patrimonio Mundial de la Unesco en 2005. Geográficamente, la ciudad se divide en dos partes distintas: la zona central con columnatas, con su majestuoso Paseo del Prado y su elegante parque; y Punta Gorda, un delgado cuchillo de tierra que corta la bahía con un puñado de escandalosos palacios eclécticos construidos por las clases adineradas en la década de 1920.

Teatro Tomás Terry

Compartiendo influencias francesas e italianas, este teatro en el lado norte del Parque José Martí es grandioso desde el exterior (busque los mosaicos de pan de oro en la fachada delantera), pero aún más grandioso en su interior. Construido entre 1887 y 1889 para honrar al industrial venezolano Tomás Terry, el auditorio de 950 butacas está adornado con mármol de Carrara, maderas duras cubanas talladas a mano y frescos de techo caprichosos.

En 1895, el teatro se inauguró con la actuación de Aida de Verdi y ha sido testigo de numerosos hitos en la música cubana, así como de actuaciones de artistas como Enrico Caruso y Anna Pavlova, y aún palpita con obras de teatro y conciertos.

Cementerio la Reina

Un monumento nacional enlistado, el cementerio más antiguo de la ciudad fue fundado en 1837, y está bordeado por las tumbas de los soldados españoles que murieron en las Guerras de la Independencia. La Reina es el único cementerio en Cuba donde los cuerpos son enterrados por encima del suelo (en las paredes) debido a los altos niveles de agua subterránea. Es un lugar evocador si te gustan los cementerios (hay tours disponibles). Busque la estatua de mármol llamada Bella Durmiente: un tributo a una mujer de 24 años que murió en 1907 de un corazón roto.

El acercamiento es a través de la Av 50, un barrio pobre: ​​un paseo largo y caluroso o un paseo en carro de caballos a través de la lamentable colección de trenes que pasan por el Parque de Locomotivas.

Palacio de Valle

Lo último en kitsch llega casi al final de Calle 37 cuando, con una respiración entrecortada, te toparás con Las mil y una noches, como el Palacio de Valle. Construido en 1917 por Acisclo del Valle Blanco, un español de Asturias, la estructura se asemeja a una casba marroquí escandalosamente ornamentada.

Batista planeó convertir este colorido alboroto de azulejos, torretas y estuco en un casino, pero hoy es un (exclusivo) exclusivo restaurante con un acogedor bar en la terraza.

Ciudades de Cuba .

Habana

santiago

Santiago