Saltar al contenido

Brasil

Brasil
Brasil
5 (100%) 1 vote

Emigrar a Brasil

Brasil oficialmente llamado república federativa de Brasil es un país soberano ubicado en América del sur. Extensión territorial de Brasil , cuenta con una superficie estimada de 8,5 millones de kilómetros, con esta extensión territorial Brasil es el quinto país mas grande del mundo y abarca casi el cuarenta y siete porciento del territorio sur americano. Brasil cuenta con población de 204.450.649 habitantes según un censo del año 2014, sin embargo Brasil presenta un bajo índice de densidad poblacional debido a que la mayoría de sus habitantes se concentran a lo largo del litoral, el interior de Brasil aun esta marcado por enormes vacios demográficos. La legua oficial de este país es el portugués y sus lenguas indígenas. La capital de Brasil es Brasilia y su ciudad mas poblada Sao Paulo.

Brasil es considerado la mayor economía de América latina y la sexta mayor del mundo por PIB nominal y la séptima por parida de poder adquisitivo , lo que lo hace muy atractivo como destino donde emigrar . La moneda oficial de Brasil es el Real.

En Brasil se puede residir como turista un máximo de 180 días por año, pero si usted esta pensando migrar a Brasil es fundamental obtener un permiso de residencia para poder vivir en Brasil y trabajar en Brasil legal mente ya sea temporal o definitiva.

Para poder trabajar en Brasil es necesario un visado de trabajo este se otorga por un periodo de dos años que pueden ser renovado por dos años mas, este puede ser transformado en un visado permanente. Este documento siempre se tramita fuera de Brasil y por lo general las empresas hacen todo el trámite. Si llega como turista a Brasil el permiso de trabajo no puede ser solicitado en el país, este siempre debe ser tramitado en el extranjero.

Los permisos de residencia para trabajar en Brasil y vivir en Brasil que pueden se solicitados en Brasil son los siguientes:

  • permanencia por matrimonio con brasileño o brasileña
  • permanencia para parejas de hecho
  • visado de trabajo, que es concedido por el Ministério do Trabalho brasileño para que extranjeros sean empleados por empresas brasileñas. El visado es concedido por un periodo de dos años prorrogables por otros dos; puede ser transformado en visado permanente. El visado se gestiona siempre fuera de Brasil y en la inmensa mayoría de los casos son las propias empresas las que hacen las gestiones. No es posible llegar a Brasil con un permiso de turista y conseguir un visado de trabajo. El visado siempre es concedido en el extranjero, nunca en Brasil.
  • visado de estudiante, l visado de estudiante se concede a estudiantes que estén cursando un curso completo en cualquiera de los ciclos educativos -ya sea la enseñanza básica, la media, la universitaria o la post-graduación-. Un curso de idiomas (a no ser que se trate de una licenciatura) no da derecho a la obtención de un visado de estudiante. El visado es válido por un año y puede ser prorrogado hasta la finalización del curso.
  • visado de inversor, según la legislación actual, para obtener un visado de inversor en Brasil hay que realizar una inversión en empresas nuevas o ya existentes de por lo menos R$150.000.

Brasil bandera

La bandera actual de Brasil fue adoptada oficialmente el 15 de noviembre de 1889. La bandera es verde, que simboliza los exuberantes campos y bosques de Brasil. Su característica principal es un gran diamante amarillo, símbolo de la riqueza de Brasil en oro, y en su centro flota un globo celeste azul.

Incluye 27 estrellas blancas de cinco puntas (una para cada estado y el Distrito Federal) dispuestas en el mismo patrón que el cielo nocturno sobre Brasil. El globo muestra una banda ecuatorial blanca con el lema ORDEM E PROGRESSO, que se traduce en “orden y progreso”.

Bandera de Brasil Significado

Tanto el fondo verde como el diamante amarillo (rombo) fueron adoptados de la antigua bandera imperial. Los componentes fueron modificados un poco en forma y tono. El verde era el color de la Casa de Braganza de Pedro I, que fue el primer emperador de Brasil. El oro era el color de la Casa de Habsburgo que era la casa de su esposa llamada Emperatriz María Leopoldina. Las estrellas están esparcidas para representar el cielo de la ciudad de Río de Janeiro y sustituyen a los estados del país, además del distrito capital. El lema en todo el mundo está influenciado por el lema del positivismo de Auguste Comte que en inglés es “Love as a principle and order as the basis; progress as the goal”.

Estrellas de la Bandera Nacional de Brasil

Las estrellas de la bandera de la nación están contenidas en la Cruz del Sur, que es una constelación simbólica que pertenece al hemisferio sur y también algunas constelaciones a su alrededor. La única estrella por encima de la banda blanca es Spica, que representa parte del territorio nacional situado en el hemisferio norte del estado de Pará. La estrella Sigma Octantis goza de una posición única en la que, a pesar de ser pequeña, todas las demás estrellas giran en torno a ella. La estrella simboliza la estabilidad del Distrito Federal en la unión nacional. La bandera del país tiene 27 estrellas que representan tanto a los estados como al Distrito Federal. En el meridiano se encuentra la constelación de la Cruz del Sur. Algunas de las estrellas representadas en la bandera y los estados que representan son Sirio (Mato Grasso); Wezen (Roraima); Adhara (Tocantins); Antares (Piaui), y Sargas (Alagoas).

Colores de la Bandera Nacional de Brasil

Cada color de la bandera brasileña es reconocido por su significado simbólico que es diferente del significado de los colores de la bandera del Imperio Brasileño. El color amarillo simboliza la riqueza del suelo de la nación, incluyendo las ricas reservas de oro. El color verde representa la flora y la fauna, especialmente la selva amazónica, el Pantanal, así como la selva situada a lo largo del Océano Atlántico.

Brasil Bandera

Brasil moneda

El real es la moneda de curso legal en Brasil desde 1994 y es actualmente la moneda más fuerte de toda América Latina. Esta moneda ha sufrido muchos cambios debido a las crisis económicas que ha sufrido el país.

Orígenes e historia

A lo largo de la historia Brasil ha tenido diferentes monedas, como consecuencia de los diversos problemas económicos que ha sufrido el país.

Desde mediados del siglo XVII hasta 1942 el real era la moneda única, hasta que una reforma monetaria la retiró de la circulación. En esa época se le conocía como “réis”, el apocope de la forma plural “reais”. Luego se impuso el cruzeiro, que se dividió en 100 centavos y permaneció en circulación hasta 1986. En ese año se estableció el cruzado, en circulación hasta 1989, equivalente a 1.000 de los antiguos cruzeiros y también dividido en 100 centavos.

El cruzeiro real, equivalente a 1.000 cruzeiros, regresó en 1993 por un año entero, hasta que el país volvió al real brasileño, después de muchos años de inflación. Esta vez lo real volvió a quedarse, de la mano de Itamar Franco, entonces presidente de la República, para dotar al país de una moneda estable.

En la “Casa de la Moneda” de Río de Janeiro se imprimieron billetes de reales brasileños y se distribuyeron 900 millones de monedas, y el Gobierno invirtió diez millones de dólares para poner en circulación esta nueva moneda.

En los años 1998 y 2010 se emitieron nuevas series con nuevos diseños para mejorar la seguridad de los billetes y prevenir la falsificación.

Monedas y billetes reales brasileños actuales

Actualmente hay monedas de 1, 5, 10, 25 y 50 centavos, una moneda real y billetes de 2, 5, 10, 20, 50 y 100 reales.

Brasil población

  • La población actual de Brasil es de 210.887.908 habitantes al sábado 7 de julio de 2018, según las últimas estimaciones de las Naciones Unidas.
  • La población de Brasil equivale al 2,76% del total de la población mundial.
  • Brasil ocupa el quinto lugar en la lista de países (y dependencias) por población.
  • La densidad de población en Brasil es de 25 por Km2 (65 personas por mi2).
  • El área total de tierra es de 8,358,140 Km2 (3,227,095 millas cuadradas)
  • 85,3 % de la población es urbana (179.930.745 personas en 2018)
  • La edad media en Brasil es de 31,7 años.

Brasil playas

Brasil y las playas van de la mano como la bossa nova y “La Chica de Ipanema”, que, por supuesto, ponen al país en el mapa como un centro de sol y arena y la eternamente bronceada y hermosa.
Con 4.650 millas de costa, en su mayor parte tropical, Brasil puede reclamar una de las mayores colecciones de costas blandas del planeta, poco conocida fuera del país más grande de Sudamérica. Mira lo que obtienes:

  • En los estados del noreste de Maranao y Río Grande do Norte, los frentes marítimos se amontonaban con dunas y pozas de color turquesa.
  • Las escarpadas costas de Bahía.
  • Calas aisladas en la isla sureña de Santa Catarina.

Las mejores playas de Brasil hacen de este lugar un nirvana para los amantes de la costa. Los brasileños toman en serio sus activos costeros, y la cultura de la playa es una parte importante de su estilo de vida.
Los bañistas de Río de Janeiro son conocidos por sus aplausos cuando el sol se pone después de un día particularmente bueno de bronceado. Sí, Río tiene su parte de playas urbanas de clase mundial, pero las mejores playas de Brasil, las que te alejan de todo, se encuentran en otros lugares.
Hay docenas de impresionantes tramos de arena dorada a lo largo y ancho de la costa de Brasil.
Dado que las distancias son enormes y la infraestructura no siempre está en la misma página, vamos a reducir la lista a las ocho mejores playas de Brasil a las que es más probable llegar sin un guía de trekking.

Ipanema, Zona Sul, Rio de Janeiro

La mayoría de los viajeros verán sus primeras playas en Río, que tiene algunas playas notables, aunque abarrotadas. De las famosas playas de la Zona Sur, Ipanema es una opción clásica.
Si no hay demasiada gente, es una hermosa extensión de arena, con quioscos para recoger un coco para bajar el agua de la concha o una caipirinha. Hay un montón de paisajes a lo largo de la arena y los pináculos dentados de los Dos Hermanos que se asoman más allá de la playa de al lado, Leblon.
A un par de cuadras del agua, puedes volver a visitar la inspiración de la “Chica de Ipanema” con una visita a la Garota de Ipanema, el café donde se escribió la canción.
Si sus gustos se dirigen a menos turistas, más naturaleza, la playa de Arpoador está escondida por los acantilados rocosos que separan Copacabana de Ipanema. Es una cala aislada con olas salvajes y paz (relativa) en medio del caos.

 Praia dos Carneiros, Pernambuco

A una hora al sur de Recife, Tamandare es una ciudad de playa sin pretensiones con una orilla que se puede recorrer a kilómetros de distancia y explorar los humedales cercanos. A pocos kilómetros de la ciudad, se encuentra uno de los tramos costeros más idílicos de Brasil.
Escondida en una arboleda de palmeras en un camino de tierra, Praia dos Carneiros parece como si se hubiera escapado de una postal de los Mares del Sur. La playa de arena blanca da a una pequeña bahía estilo laguna que es ideal para nadar. El agua está caliente para la bañera, y no hay olas con las que lidiar. Las palmeras inclinadas y largas forman una pintoresca columnata a lo largo de la costa.
Hay motos acuáticas disponibles para alquilar, y los paseos en barco por la bahía y los humedales son una excelente manera de conocer la zona.
El magnífico entorno natural de Carneiros es perfecto para un día tranquilo, no caótico, en la playa. El secreto de la tranquilidad es que Carneiros es una playa privada. La zona y sus alrededores son propiedad de una sola familia, que ha conseguido evitar que sea invadida. No es barato – $30 al día por coche, y la única comida en el lugar también es cara, pero la serenidad y el paisaje lo valen.
Un día en una de las mejores playas de Brasil no es mucho más relajante que esto.

 Caraiva, Bahía

Con casi 700 millas de costa, y justo en la zona tropical, el estado de Bahía está cargado de pueblos pesqueros y playas espectaculares. Una de las mejores es Caraiva, una belleza escondida a 50 kilómetros al sur de la playa más conocida de Bahía, Porto Seguro.
No hay vehículos en Caraiva que no sean de cuatro patas, por lo que el rugido que se oye es el choque de olas o mulas. No hace mucho tiempo que el pueblo ni siquiera tenía electricidad. La playa aquí continúa durante horas, verdes cabos en un lado, mar azul en el otro.
Aunque no hay mucho comercio, puedes comer sabrosos mariscos, y las mulas de confianza se aseguran de que estés lleno de bebidas. Hay una cualidad “perdida en el tiempo” en Caraiva, pero con playas tan exquisitas, que no durarán mucho tiempo.

Taipus de Fora, Bahía

Pocos colores tienen el poder de la turquesa translúcida para detener a los humanos en su camino. Taipus de Fora tiene suficiente color para mantener encantado al viajero más cansado.
Ubicada en el lado del mar de la Península de Marau, en la costa sur de Bahía, esta playa es el sueño de un snorkelista. Como el reflujo de la marea, deja atrás brillantes piscinas de arrecifes de color turquesa, perfectas para ver una variedad de coloridos peces tropicales. No hay necesidad de Photoshop aquí. Ese turquesa es el verdadero negocio. La playa en sí es ancha y dorada por unos seis kilómetros, con palmeras gruesas y deliciosas.
No tendrá problemas para encontrar un lugar a un precio razonable para alojarse, con alojamientos que van desde hoteles a pousadas, pasando por casas de alquiler y campings, o un bar para beber cerca de una piscina de arrecife.

Porto da Barra, Salvador, Bahía

En muchos sentidos, Porto da Barra es para Salvador (capital del estado de Bahía) lo que Bondi es para Sydney y Venice Beach para Los Ángeles.
Pequeños barcos de pesca traen la pesca del día, hay voleibol de playa y mucho que ver en la Colonia de Pescadores Manguinhos, un tradicional mercado de pescado en Buizos. Esta es una de las pocas playas en la animada ciudad de Salvador que mira hacia el oeste, por lo que se pueden ver grandes puestas de sol.

Praia da Pipa, Rio Grande do Norte

Un pueblo de pescadores atrasado hasta que los mochileros lo descubrieron en la década de 1970, Praia da Pipa es uno de los lugares favoritos de fin de semana para los locales de las grandes ciudades cercanas como Recife y una respetada parada en el noreste de Brasil para los viajeros de todo el mundo también. Un número de visitantes internacionales vinieron aquí y nunca se fueron, quedándose para dirigir pequeñas pousadas o restaurantes.
Los atractivos son obvios: un bello entorno natural, con acantilados de color rosa que se elevan sobre la arena y los restos de la gran Mata Atlántica que una vez cubrió esta costa todavía viva y verde.
Hay mucho que hacer: surfing, observación de delfines, sandboarding. Por la noche, el pueblo de Pipa está repleto de cafés y bares donde se puede conocer y saludar a las caipirinhas.

Praia do Sancho, Fernando de Noronha, Pernambuco

A menudo votada como la mejor playa de Brasil, Praia do Sancho es una bahía en la isla de Fernando de Noronha, frente a la costa de Brasil y no en el Océano Atlántico. Cubierto de vegetación, sus acantilados escarpados y rocosos forman el telón de fondo de aguas claras a las que sólo se puede acceder a través de escaleras fijadas a la pared del acantilado o en barco.

Porto de Galinhas, Pernambuco

La playa turística más respetada de Brasil es Porto de Galinas, a unos 45 minutos al sur de Recife. Su enfoque de perfil más bajo y más excéntrico atrae a los aficionados tanto del lado independiente como de los que viajan en masa. La playa es una perenne ganadora del premio “mejor playa de Brasil” otorgado por los lectores de “Viagem e Turismo”, una popular revista de viajes brasileña.
Antiguo pueblo de pescadores, Porto de Galinhas es famoso por sus cristalinas piscinas de arrecife, que permiten practicar snorkel y natación. Pequeños veleros (jangadas) lo llevan a explorar las piscinas, aunque la más preciada de ellas, que se asemeja a un mapa de Brasil, está protegida y fuera de los límites.

Dinamarca

Dinamarca

colombia

Colombia

Mexico

México

viajar a japon

Japón

italia

Italia

Marruecos

Marruecos

Principales ciudades de Brasil

brasil

Salvador

brasil

Brasilia

brasil

Recife